Aislación térmica, porqué es importante

Como se pierde el calor en una vivienda

Todos los años te enfrentas al mismo problema: tu casa está helada en invierno, por mucha calefacción que pongas y no hay quien duerma de calor en verano. Las recomendaciones indican que para que una casa sea confortable, la temperatura media en el interior debe ser de unos 20 grados.

Así que para ahorrar en tu factura de electricidad, lo primero que tienes que tener en cuenta es saber cuáles son las zonas por las que una casa pierde más energía. Estos son los puntos críticos que tienes que revisar para que tu casa sea más confortable:
1. Paredes: Con un 35%, es el elemento que tiene más pérdida de frío y calor.  Asegurate de que tus paredes tienen un material aislante adecuado, sobre todo en paredes en contacto con el exterior y en climas extremos.
2. Ventanas y puertas: Ventanas que no cierran herméticamente, puertas huecas… son las responsables del 25% de la pérdida de energía.
3. Techos: Aunque no le solemos prestar atención, el 25% de la pérdida de energía se debe a techos mal aislados o incluso sin aislamiento.
4. Suelos: Un sencillo truco, como colocar alfombras en el suelo, disminuye la pérdida de frío y calor del suelo, responsables del 15% de la pérdida de energía.

Sin embargo, en muchas casas pasa lo mismo que en la tuya; no son capaces de mantener una temperatura constante a lo largo del año, por mucha calefacción o aire acondicionado que enciendan, y pierden energía. Y a mayor consumo de energía. mayor factura de luz y gas.

La temperatura de confort

El confort de una casa depende de dos factores: el porcentaje de humedad en el aire y la temperatura ambiente. A esta combinación de factores se le denomina confort higrotérmico.
Para que un espacio resulte agradable, la tasa de humedad se deberá encontrar entre un 40% y un 60%. Se estima que la temperatura media de confort, para una actividad sedentaria es de entre 18ºC y 20ºC.
Puentes térmicos: constituye una debilidad del aislamiento térmico. Se produce a través de un material en contacto con el interior y el exterior de la casa. Esta conducción térmica debe ser interrumpida utilizando materiales aislantes.
Las fugas de aire: Muy a tener en cuenta debido a como afectan al aislamiento de una casa. Es necesario taponar estas fugas, que pueden ser el resultado de un defecto en el revestimiento de una pared. Una pared exterior no aislada es susceptible de permitir las fugas de aire.  Las uniones entre los muros y los techos son áreas a tener en cuenta a la  hora de detectar fugas de aire.
La humedad: Antes de instalar el aislamiento, se debe asegurar una buena ventilación de la habitación que se vaya a aislar. El planteamiento de la instalación del aislamiento, debe siempre ser realizado teniendo en cuenta los flujos de aire y las posibles presencia de humedad.
El verano: resulta agradable el resguardarse de las altas temperaturas estivales. Un buen aislamiento constituye un freno al calor, permitiendo mantener una temperatura ambiente agradable en el interior de la casa.
Aislamiento acústico: Un buen aislamiento térmico permite, a menudo conseguir aislar acústicamente.
Calefacciónideal.cl cuenta con asesoría telefónica o vía mail, no dude en contactarnos al mail econohome@gmail.com o al número 56990932747.